1. Oriflame
  2. Beauty EDIT
  3. Tutoriales
  4. Secretos de Belleza
  5. Protege la piel en cada estación del año

Protege la piel en cada estación del año

Todos sabemos que es de vital importancia proteger la piel durante el verano, pero, ¿sabías que las radiaciones de los rayos UV afectan a la piel durante todo el año? Descúbrelo en esta guía y aprende a combatir sus efectos en cada estación.

1. PRIMAVERA
Cuando la primavera comienza, la intensidad de los rayos UV aumenta a mayor velocidad que el resto del año. Además, la piel tiene muy bajos los niveles de melanina y se encuentra especialmente vulnerable al sol.

¿Qué hacer?
Cuando la temperatura y el nivel de humedad aumenta, también lo hace la producción de grasa natural de la piel. Utiliza protectores solares de textura ligera con FPS 15 como mínimo (dependiendo del tipo de piel). Recomendamos aplicar los Solares Sun Zone bajo la crema de día habitual o reemplazarla por el Fluido Hidratante Protector SPF 50 NovAge.

Además, ponte sombrero en caso de necesitarlo y sigue usando manga larga y pantalón largo hasta que tu cuerpo y tu piel se aclimaten por completo al nuevo clima. Y recuerda: si ves que el sol atraviesa el tejido de tu ropa es que también está alcanzando tu piel. ¡Tenlo en cuenta y no te confíes!

2. VERANO
El verano trae consigo los días más largos y con mayor intensidad solar, una combinación que puede resultar explosiva si pasas demasiadas horas al sol. La buena noticia es que los niveles de melanina han aumentado y esto supone una mejor protección natural (que igualmente hay que complementar). Un protector solar es esencial para evitar el envejecimiento prematuro que conlleva la aparición de manchas y arrugas.

¿Qué hacer?
Utiliza un protector solar resistente al agua de SPF 30 o superior cuando vayas a exponerte al sol en exceso. Aplica una generosa cantidad y no olvides las zonas más pequeñas como orejas, cuello, manos o pies. Recomendamos los solares Sun Zone, el Fluido Protector Hidratante SPF 50 NovAge y el Bálsamo Labial Rejuvenecedor SPF 12 Giordani Gold.

No olvides utilizar gafas de sol que protejan tus ojos, párpados y la delicada piel del contorno de los ojos.

Recuerda broncearrte de forma responsable ya que el color que tu piel coge en verano es la respuesta a los efectos perjudiciales del sol. ¡No te excedas bajo el sol!

Y recuerda, aunque el día amanezca nuboso, las nubes no nos protegen del sol. Los rayos UV las atraviesan igualmente y llevan a incidir en nuestra piel de la misma forma que si el cielo estuviera despejado. Así que, ¡utiliza protección también!

3. OTOÑO
Cuando caen las temperaturas y encendemos las calefacciones de nuestras casas, la piel comienza a resecarse. Si no la hidratamos adecuadamente, empezaremos a ver los estragos que el sol ha causado en nuestra piel durante la primavera y el verano.

¿Qué hacer?
Realiza un suave peeling que elimine las descamaciones e hidrátala en profundidad (también desde el interior). Asegúrate de seguir una correcta rutina diaria tanto por la mañana como por la noche. Aprende cómo “Reparar tu piel tras el verano”.

4. INVIERNO
Tu pie les extremadamente susceptible a la sequedad durante el invierno debido a diferentes factores como el frío, el viento, la sequedad de los hogares causada por la calefacción o los contrastes de temperatura frío-calor.

Si piensas que las radiaciones UV no son un problema en invierno, estás equivocado. En realidad, la nieve y el hielo reflejan los rayos UV, así que te enfrentas a una doble exposición: la directa del sol y la indirecta (reflejada). En términos precisos, la nieve puede reflejar hasta un 80% de radiación solar, mientras que la arena de la playa lo hace en un 25%. Así que, sabiendo esto… ¡utiliza protección solar!

¿Qué hacer?
En interiores, utiliza un protector ligero, pre-base o un maquillaje con protección solar.

Si vas a practicar deportes de invierno como esquí o snow, debes saber que estarás expuesto a esa radiación solar que mencionábamos arriba, así que utiliza el Protector Facial y Corporal SPF 50 Sun Zone.

¡Y no te olvides de los labios! Protégelos con un bálsamo nutritivo que evite las grietas y la sequedad en su delicada piel.

Texto: Fotografía: Getty Images